BLOGCOMUNICACION

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla

Proyecto para una nueva Ley de Radiodifusion

Por estos días comienza una discusión que seguramente se va a dirimir después de las elecciones y que tiene que ver con dictar una nueva ley que regule los espacios audiovisuales.
La presidenta Kirchner presento oficialmente el proyecto de ley el miércoles pasado y a partir de allí han comenzado a aparecer voces a favor y en contra.
Este es un tema que, en general pasa desapercibido para el común de la gente, porque lo ven como algo lejano, no le atribuyen ninguna implicancia en su vida diaria o creen que simplemente crea un marco regulatorio para una actividad comercial.
Sin embargo esa misma gente es la que muchas veces le atribuye la culpa de la violencia, de los desvalores, del descompromiso que reina en los jóvenes a los contenidos de la televisión. Como docentes continuamente vemos la enorme influencia que los medios audiovisuales tienen en la sociedad y la cultura. Como ciudadanos padecemos diariamente la falta de información veraz, objetiva y sobre todo variada que atentan contra el derecho a la información y la libertad de expresión. Como usuarios de nuevas tecnologías tendríamos que saber que, dada la forma tan amplia en que el proyecto de ley define a los medios audiovisuales, es muy probable que incluya la regulación de los contenidos digitales.

La ley de Radiodifusión actual fue dictada durante la última dictadura militar y luego modificada por el gobierno de Carlos Menem para introducir algunos cambios que permitieron la conformación de los conglomerados multimedia que tenemos hoy en día y la participación de empresas extranjeras en los procesos licitatorios. Precisamente por ser una ley de la dictadura y por estar desactualizada respecto de las posibilidades actuales de los medios audiovisuales, es una ley que se respeta muy poco, incluso el COMFER, organismo encargado de hacerla cumplir, solo actúa como un órgano recaudador aplicando multas, que la mayoría de las veces nadie paga o que sirven de moneda de canje para buscar “favores” o “silencios” por parte del gobierno de turno.
La necesidad de dictar una nueva ley es un viejo reclamo por parte de distintos sectores ligados a la comunicación social, aunque llama a las suspicacias el hecho de que este proyecto nazca como parte de un enfrentamiento personal de los Kirchner con el grupo Clarín, quienes serían los principales perjudicados si el proyecto continua su curso tal como fue presentado.
Precisamente, esto es lo que aporta uno de las notas de color al tema, ya que la ley limitaría la cantidad de licencias en medios audiovisuales que puede explotar una misma empresa. Por tanto Clarín se vería obligado a readecuarse para seguir operando: y aquí se le presenta un dilema: o se queda con las empresas de cable (Multicanal y Cablevisión), que le reditúan mayor ingreso económico, o vende el cable y sigue operando los canales de aire, los que le aportan menos ganancias, pero le aseguran una mayor influencia política y en la opinión publica. Creo que va a ser muy interesante esperar a ver como se dirime esta cuestión. (Para quien quiera ampliar sobre este tema, les sugiero la editorial de jorge Fontevecchia en Perfil, del día domingo)
El debate sobre la nueva ley de servicios audiovisuales recién empieza y requiere que todos nos involucremos, porque en definitiva esta en juego como se van a manejar los contenidos audiovisuales, quien y como va a regular, si la comunicación es un servicio social o es un negocio para unos pocos y si se respeta o no el derecho a la Información y la Libertad de expresión o son solo conceptos huecos que nuca se cumplen.

Anuncios

marzo 24, 2009 Posted by | argentina | , | Deja un comentario