BLOGCOMUNICACION

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla

¿Y esto para qué me sirve?

Cuántas veces, como docentes, hemos escuchado de nuestros alumnos esta pregunta ¿para qué me sirve estudiar esto?. ´

Una interesente respuesta a este constante requerimiento lo ofrece el profesor Angel Plastino, en un artículo de opinión publicado por el diario El Dia, de la ciudad de La Plata, que reproduzco más abajo:

La queja de Gerardo 


Por ANGEL PLASTINO – ESPECIAL PARA EL DIA

En una reciente edición dominical de este periódico se queja así Gerardo (15 años) : “En la escuela te piden cosas que después no te sirven para nada”. Este lamento es compartido por miles de jóvenes, de modo que no debiera ser tomado a la ligera, como una manifestación más de ignorancia sublime. Algo pasa, que merece nuestra atención y preocupación.

Seguramente Gerardo esté convencido de que la Historia, por ejemplo, no “sirve para nada”. He escuchado a muchos adolescentes afirmarlo con énfasis. ¿Qué contestar? La diferencia básica entres seres humanos y animales radica en que los primeros tienen historia: familiar, grupal, regional, nacional, cultural, etc. En cambio, todo tigre, de alguna forma, “estrena” el ser tigre, es el primer tigre. Los humanos, en cambio, somos seres eminentemente sociales. No pueden concebirse sin otros seres humanos en su entorno. Por ende, deben ante todo aprender a familiarizarse con las costumbres, tradiciones, modismos, leyendas, etc. que caracterizan el tipo de sociedad en la que les toca vivir, y que han ido surgiendo como resultado de largos procesos históricos. La familia es la primera gran instructora para la inserción en el medio. Otros aspectos se pueden aprender “en la calle”. Pero lo más importante para un futuro posicionamiento social, o lo brinda el sistema educativo, o la ignorancia se hace patente cada vez que se abre la boca. El tan alabado “estaño” podrá “servir” para el hampa, pero no para trabajar en un Banco. Algo de Historia debes conocer, Gerardo. Sin historia revertimos a nuestra animalidad biológica esencial. La Historia la hacemos los humanos, ciertamente, pero ella nos moldea y configura también, lo sepamos o no, tanto individual como socialmente. Cuanto más sepamos de este proceso configuracional, mejores serán nuestras futuras perspectivas. Pretender ignorar nuestra historia es dejar de lado aquello que, precisamente, nos hace humanos.

Gerardo parece indicarnos, por otro lado, que lo abordado en establecimientos educativos debiera “servir” para “algo” más o menos inmediato, concepto ampliamente difundido, desde la primaria hasta el nivel de grado universitario, aunque es muy raro encontrar tal actitud ya en el post-grado. Gerardo seguramente considera que aprender, por ejemplo, a sumar, multiplicar, leer y escribir efectivamente “sirve”. En cambio, los nombres de los miembros de la Primera Junta patria, o los de las Provincias del país, constituirían un bagaje molesto y prescindible. En ese caso “servir para algo” aludiría a actividades que necesitan de cierta ejercitación para ser desarrolladas con comodidad. Aquéllas que Gerardo no puede inmediatamente asociar a un accionar imprescindible para la vida social serían tanto inservibles como penosas. Nótese que, visto de este modo, uno podría llegar a pensar que Gerardo no está tan descaminado como a primera vista pudiese parecer.

Gerardo ha entrevisto que aspectos educativos que constituyen un “hacer”, como dividir o leer, son útiles. Pero de hecho ¡todo aprender es un hacer! Caso contrario no se ha aprendido nada. En este sentido debemos darle la razón. El aprendizaje es siempre, biológicamente, reconfiguración neuronal, la que no se da en ausencia de un “hacer” efectivo y concreto.

Gerardo constataría que la historia si “sirve” si se la mostrase como proceso activo llevado a cabo por personas como él. Pudiendo cursar “Introducción a la historia” en primer año de Humanidades, no le quedarían dudas, y hasta tal vez le generara entusiasmo la disciplina. El drama es que él deba esperar a tener 18 primaveras para que esto pueda suceder. ¿Por qué no antes? ¿Qué lo impediría? ¿No debiera una asignatura tal dictarse en primer año del secundario? La respuesta es que no todos los que enseñan historia a ese nivel han pasado por la Universidad, como sucede en cualquier país del 1er. Mundo y no han entonces necesariamente visto críticamente la mentada “Introducción”.

El gran filósofo compatriota Mario Bunge, radicado en Canadá, suele acusar a los institutos del profesorado (terciarios) de los males que aquejan a nuestra enseñanza secundaria, por la carencia de nivel universitario que conlleva la educación que en ellos se imparte. La razón, que no tengo espacio aquí para desarrollar, es que fuera de la Universidad no se practica sistemáticamente el llamado pensamiento crítico, sin el que no se pasa del nivel de mero aficionado en ninguna disciplina del pensamiento. Esto puede ser fácilmente solucionable, empero, vía adecuados convenios entre las Provincias (de las que los Institutos dependen) y las Universidades próximas. Podríamos entonces mostrar a los Gerardos que la Historia, Geografía, Literatura, Lógica, Filosofía, Psicología, Biología, Matemáticas, etc. no sólo “sirven” sino que son “atrapantes”, fascinantes y sumamente enriquecedoras.

En suma, la queja “Gerardiana” es justificada. Hay aspectos educativos formales que constituyen directa e inmediatamente un hacer, como aprender a escribir. Otros adquieren tal carácter sólo en las manos expertas de los profesores universitarios. Este carácter puede ser inculcado a los docentes no-universitarios a través de entrenamientos apropiados proporcionados por las Casas de altos Estudios. Ya se ha hecho esto en muchos sitios.

Anuncios

agosto 29, 2008 Posted by | comentarios | , | Deja un comentario

Tren para todos

NO al Tren Bala
Elitista, antinacional y antidemocrático.5000 millones de dólares y más deuda
externa.

1000 Km de vías.

Solo comunicará 4 ciudades.

SI al Tren para Todos:
Popular, ecológico, económico.3100 millones de dólares. 1900 millones de
dólares menos que para el “Tren Bala”.

18000 Km de vías reconstruídas a nuevo.

Llegará a cientos de ciudades y pueblos

En la página www.trenparatodos.com.ar se está llevando a cabo una campaña de recolección de firmas para fomentar UN PROYECTO DE RECONSTRUCCIÓN DEL SISTEMA FERROVIARIO NACIONAL Y ESTATAL, porque necesitamos un transporte que sea económico, ecológico, seguro y popular. Que integre al país y reactive las economías regionales. Que utilice tecnología propia y genere miles de puestos de trabajo.

Para lograrlo es necesario que todos nos comprometamos, firmando el petitorio on line y difundiendo esta campaña. Porque el Tren Bala es el negociado que los políticos y los capitales internacionales nos están queriendo imponer, y en cambio la reconstrucción de la red ferroviaria nacional es la forma de lograr un país verdaderamente federal, integrado y con crecimiento económico.

agosto 27, 2008 Posted by | argentina, campañas | | Deja un comentario

Elvis vive

Elvis Presley es un icono del siglo XX y una de las figuras más relevantes de la historia de la música popular. Con más de cien discos de oro, platino y multiplatino, sus fans lo siguen amando y aún hoy, 31 años después de su muerte oficial, muchos creen que sigue vivo, escondido en algún lugar, ¿la Argentina quizás?

Precisamente, una de las leyendas que circulan da cuenta de que dos horas después de la muerte de Elvis, un hombre llamado John Burrows sacó un billete de avión con dirección a Argentina. Lo peculiar de este hombre es que era muy parecido a Elvis y lo más sorprendente es que el nombre con el que firmó era el pseudónimo muchas veces utilizado por Elvis. Años después este Burrows, con el nombre artístico de Orion, se puso a cantar imitando a Elvis y sus espectáculos eran muy parecidos, pero llevaba un antifaz que le cubría parte de la cara, con lo que se empezó a especular que este hombre en verdad era Presley. Seguramente esto no se podrá comprobar nunca debido a que Orion murió en el año 98. Algunos datos que contribuyen a esta leyenda son los hechos de que el segundo nombre de Elvis esté mal escrito en su tumba, Aaron en vez de Aron, que es el nombre que figura en su partida de bautismo. Otro dato es el hecho de que la familia de Elvis no haya cobrado aún el millonario seguro de vida. En EE.UU. no es delito fingir tu propia muerte, pero sí lo es fingirla y cobrar el seguro. Elvis deseaba ser enterrado junto a su madre en el Jardín de la Meditación de su mansión de Graceland, pero su tumba no la pusieron a su lado como era su voluntad.

agosto 17, 2008 Posted by | efemérides, personajes | , | Deja un comentario