BLOGCOMUNICACION

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla

TONOLEC, al rescate de la cultura oral toba

Acá está el primer video de este excelente grupo argentino, TONOLEC, que fuciona la música tradicional toba con los sonidos electrónicos.
Un album muy recomendable de este joven duo integrado por Charo y Diego, que es presentado como el resultado de dos años de investigación de la cultura toba, tanto en sus expresiones artísticas como en sus modos de vida.

Anuncios

julio 30, 2007 Posted by | cultura oral, identidad nacional, lenguaje, tonolec, Uncategorized | 4 comentarios

Adios al Negro Fontanarrosa

inodoroymendieta2.jpg
Se fue el Negro, rosarino, canalla y mejor amigo de todos sus amigos. Pero nos dejó su ARTE, que nos acompañará para siempre, como siempre.
Sea este un homenaje, desde lo profundo del alma, recordando uno de sus textos:

LA GLOBALIZACIÓN DEL LENGUAJE SEGUN FONTANARROSA

Desde que a las insignias las llaman “pins”, a los maricones “gays”, a las comidas frías “lunchs” y a los repartos de cine “castings”, Argentina no es la misma… Ahora es mucho más moderna; durante muchos años, los argentinos estuvimos hablando en prosa sin enterarnos. Y lo que todavía es peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estábamos. Los chicos leían revistas en vez de “comics”, los jóvenes hacían asaltos en vez de “parties”, los estudiantes pegaban “posters” creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de “business” y los obreros, tan ordinarios ellos, a mediodía sacaban la fiambrera en lugar del “tupper”. Yo, en la primaria, hice “aerobics” muchas veces, pero en mi ignorancia, creía que hacía gimnasia.
Afortunadamente, todo esto hoy cambió; Argentina es un país moderno y a los argentinos se nos nota el cambio exclusivamente cuando hablamos, lo cual es muy importante…
Cuando estudiábamos con todo para dar un parcial en la facultad, decíamos “estoy hasta las bolas o hasta las manos” cuando en realidad, no nos dábamos cuenta de que estábamos “a full”, que queda mucho más paquete y es un “wording”. Mucho más simple ¿viste?
Cuando decidíamos parar un poco para comer o tomar algo, decíamos “la cortamos y vamos al bar a comer unos carlitos o panchos”; éramos tan ignorantes que no nos dábamos cuenta que en realidad estábamos haciendo un “break”; y ahora somos más piolas: vamos a Mac Donald’s a comer unos ” burgers”… No es lo mismo decir “bacon” que tocino, aunque tengan la misma grasa, ni vestíbulo que “hall”, ni jugar al polo con ventaja que con “handicap”.
Las cosas, en otro idioma, mejoran mucho y tienen mayor presencia. Desde que Nueva York (sorry NEW YORK) es la capital del mundo, nadie es realmente moderno mientras no diga en inglés un mínimo de cien palabras. Desde ese punto de vista, los argentinos estamos ya completamente modernizados. Ya no tenemos centros comerciales: ahora son todos “shoppings”.
Es más, creo que hoy en el mundo no hay nadie que nos iguale. Porque, mientras en otros países sólo toman del inglés las palabras que no tienen porque sus idiomas son pobres, o porque tienen lenguajes de reciente creación, como el de la Economía o la Informática, nosotros, más generosos, hemos ido más allá: Adoptamos incluso las que no nos hacían falta, lo que demuestra nuestra apertura y nuestra capacidad para superarnos. Tomando otros ejemplos, ya no decimos facturas, sino “cookies”, que queda mucho más fino, ni tenemos sentimientos, sino “feelings”, que son mucho más profundos.
Y de la misma manera, sacamos “tickets”, compramos “compacts”, usamos “kleenex”, comemos “sandwiches”, vamos al “pub”, hacemos “footing” (nada de andar caminando así nomás) y los domingos, cuando vamos al campo (que los más modernos llaman “country”) en lugar de acampar como hasta ahora, hacemos “camping”. Y todo ello, con la mayor naturalidad y sin darle apenas importancia.
Los carteles que anuncian rebajas, dicen “Sale 20% Off”. Y cuando logramos meternos detrás de algún escenario hacemos “backstage”. Obviamente, esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres, han cambiado nuestro aspecto, que ahora es mucho más moderno y elegante, es decir, más “fashion”.
Los argentinos ya no usamos calzoncillos, sino “slips” o “boxers” y después de afeitarnos, usamos “after shave”, que deja la cara mucho más suave y fresca que la loción berreta que usaba mi abuelo. Tampoco viajamos más en colectivo sino en “bus”; ya no corremos: hacemos “jogging”; ya no estudiamos, hacemos “masters”; no estacionamos, utilizamos el “parking”.
En la oficina, el jefe ya no es el jefe, es el “boss” y está siempre en “meetings” con las “public relations” o va a hacer “business” junto con su secretaria, o mejor, “assistant”. En su maletín de mano, a diferencia de los de antes, que estaban repletos de papeles, lleva tan sólo un teléfono, una “laptop” y un “fax-modem”; minga de agenda de papel: ahora es una “palmtop”… Aunque seguramente la secretaria es de La Boca, hace “mailings” y “trainings” y cuando termina el trabajo va al gimnasio a hacer “fitness” y “aerobics”. Allí se encuentra con todas sus amigas assistant del “jet set”, que vienen de hacerse el “lifting” y con alguna “top model” fanática del “body-fitness” y del “yoghurt light”. Y cuando van a un “cocktail” piden “roast-beef” que, aunque no lo creas, es más digestivo y engorda menos que la carne.
En TV nadie hace entrevistas ni presenta como antes. Ahora hacen “interviews” y presentan “magazines”, en lugar de los programas de revistas que dan mucha más presencia, aunque parezcan siempre los mismos. Si el presentador dice mucho O.K. y se mueve todo el tiempo, al magazine se lo llama “show”, que es distinto que un espectáculo. Y si éste es un show porno, es decir tiene carne, se lo adjetiva “reality” para quitarle la cosa podrida que tiene en castellano. En las tandas, por supuesto, ya no nos ponen anuncios, sino “spots” que, aparte de ser mejores, nos permiten cambiar de canal o sea hacer “zapping”.
El mercadeo ahora es el “marketing”; las franquicias comerciales, “franchising”; el mercadismo,”merchandising”, el autoservicio, el “self-service”; el escalafón, el “ranking”; la carne, “steak”; el representante, el “manager” y la entrega a domicilio, el “delivery”.
Ya no hay cuentapropistas sino “entrepreneurs” y el viejo y querido margen entre la compra y la venta se llama “mark up”. Y desde hace algún tiempo, los importantes son “vips”, los auriculares, “walk-man”; los puestos de venta, “stands”; los ejecutivos, yuppies”; las niñeras, “baby-sitters” y los derechos de autor,”royalties”.
Y por supuesto ya no pedimos perdón: decimos “sorry” y cuando vamos al cine no comemos pochoclo, sino “pop-corn” que es más rico. Para ser ricos del todo y quitarnos el complejo de país tercermundista que tuvimos algún tiempo y que tanto nos avergonzó, sólo nos queda decir “siesta” con acento americano, que es la única palabra que el español ha exportado al mundo, lo que dice mucho a favor nuestro…
COMO DIJO INODORO PEREYRA: “YA NO QUEDAN MÁS DOMADORES. AHORA TODOS SON LICENCIADOS EN PROBLEMAS DE CONDUCTA DE EQUINOS MARGINALES… ”

julio 20, 2007 Posted by | adios al negro, comentarios, globalizacion, identidad nacional, lenguaje | Deja un comentario

Ser joven hoy

La identidad de los adolescentes se construye hoy en torno al uso de las tecnologías. Así lo sostiene un estudio realizado por el sociólogo alemán Claus Tully. La tesis central de su estudio es que la generación de jóvenes actuales está signada por la forma de vincularse con la tecnología, una entidad presente en todos los aspectos de sus vidas y a través de la cual despliegan todos sus vínculos sociales y sus relaciones.
Celulares, correo electrónico, reproductores de MP3, iPods, cámaras de fotos digitales, pen drives, computadoras portátiles, televisores de plasma, DVD, programas de mensajería instantánea, chat, videos… Según la investigación, todos estos dispositivos son los que están marcando a fuego a los nuevos jóvenes.
El trabajo de Tully, que se acaba de publicar en la Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad, subraya que los nuevos jóvenes y las nuevas generaciones se diferencian entre sí esencialmente por el uso que hacen de todos los aparatos tecnológicos que tienen al alcance de su mano y por las vivencias comunicadas a través de la técnica.
Uno de los aspectos relevantes del estudio es el que indica que el dominio que se puede hacer de estos aparatos y el hecho de aprender a usarlos y poseerlos, cumple hoy una función de inclusión social. “Quien no posea un artefacto puede perder en el corto plazo los vínculos con el grupo de amigos, y a largo plazo, los vínculos con el mercado de trabajo”, señala el experto.

Este aspecto es preocupante en tanto y en cuanto resalta la posibilidad de pérdida del anclaje social y aislamiento por parte de los chicos inmersos en el mundo de las posibilidades técnicas.
Y así lo señala el autor del estudio: “Los espacios virtuales, no importa si son requeridos para el juego o para el aprendizaje, hacen que el entorno inmediato de experiencias quede desplazado y olvidado”.
Por eso, dice, es importante que los jóvenes tengan a diario una vivencia fuerte del ámbito familiar. De esa manera, podrán después volcar esos significados al uso de la tecnología.

Es en este marco en que se presenta la necesidad de la presencia del adulto, sobre todo en el entorno educacional, que otorgue un sentido a estos artefactos ligado a un aprendizaje significativo, dentro de un contexto de valores positivos y de crecimiento intelectual y social.

julio 15, 2007 Posted by | comentarios, identidad, Uncategorized | 1 comentario

el tango

El baile típico del porteño, representante fiel del paisaje urbano, seducción inevitable para los turistas. El tango es parte de la identidad nacional.
tangooutline.gif
El tango, el bandoneon, los cien barrios porteños son la referencia cultural de la capital argentina.
El mes de julio es el natalicio de dos grandes representantes de la música nacional: Enrique Cadícamo y Anibal Troilo.
Enrique cadícamo, nació con el siglo el 15 de julio de 1900. Fue el compositor preferido de Carlos Gardel, quien cantó 23 tangos suyos. Murió también con el siglo, el 3 de diciembre de 1999. Algunos de sus tangos: “ché papusa, oí”, “Los mareados” y “Pompas de jabón”

Anibal Troilo:nació el 11 de Julio de 1914;con una gran trayectoria, muchos aportes para el arte del tango y todo el respeto del público y los críticos, Anibal Troilo falleció el 18 de Mayo de 1975.”Garúa”, “Sur”, “La última curda” fueron algunos de sus tangos más recordados.
El maravilloso sonido del bandoneon en manos de “Pichuco” en este video de youtube

julio 13, 2007 Posted by | identidad, Uncategorized | Deja un comentario

El futbol

Hablando de identidad nacional, no podemos dejar de lado el futbol como una gran pasión argentina. El comercial que hizo la cerveza (ex) nacional creo que es un buen resumen de esta pasión, a muchos nos pone la piel de gallina.

Por supuesto que esto no significa olvido de lo que que ocurría detrás de la pasión futbolera del mundial 78

julio 11, 2007 Posted by | identidad, Uncategorized | Deja un comentario

julio-2007-042.jpgLa naturaleza nos sorprende, como con esta nevada impresionante después de casi 90 años. Hemos vsito gente felíz, que olvidó por un momento los problemas, dudas, inquietudes para entregarse a juegos despojados de edades y prejuicios. Bien por ellos, qué bueno por todos nosotrosjulio-2007-078.jpgnieve-en-la-plata.jpg.

julio 11, 2007 Posted by | felicidad, naturaleza | Deja un comentario

El mate

mate-2.jpgUna de las costumbres más representativas de la identidad nacional: el mate. Rasgo identitario compartido con otros hermanos latinoamericanos -como Uruguay o Paraguay- que deja entrever nuestras raices comunes.
El siguiente texto es una de las mejores definiciones del mate que he podido apreciar, gracias al genial LALO LIR:

TOMAMOS UNOS MATES?
….de Lalo Mir en el programa “Lalo Bla Bla” Radio Mitre

El mate no es una bebida…
Bueno, sí…
Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida.

En este país nadie toma mate porque tenga sed.
Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo…
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.
Esto pasa en todas las casas.
En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.

Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.
En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide.
Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes.
Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate.

Se te sale el corazón del cuerpo.
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

Cuando conocés a alguien por primera vez, “¿te tomás unos mates?”.
La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿Dulce o amargo?”.
El otro responde: “Como tomes vos”.

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre.
Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas.
Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da.

La yerba no se le niega a nadie.
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser
un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.

No es casualidad.
No es porque sí.

El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.
O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo.
Pero debe haber sido un día importante para cada uno.
Por adentro hay revoluciones.

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…
Es la solidaridad de bancar esos! mates lavados porque la charla es buena.

La charla, no el mate.
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la
yerba!”.

Es el compañerismo hecho momento.

Es la sensibilidad al agua hirviendo.

Es el cariño para preguntar, estúpidamente: “¿está caliente, no?”.

Es la modestia de quien ceba el mejor mate.

Es la generosidad de dar hasta el
final.

Es la hospitalidad de la invitación.

Es la justicia de uno por uno.

Es la obligación de decir “gracias”, al menos una vez al día.

Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.

¿TE SENTISTE INCLUÍDO?….

Compartilo entonces con quienes alguna vez tomaste un mate.

julio 11, 2007 Posted by | identidad, Uncategorized | Deja un comentario